Cuando la ficción se mezcla con la realidad

El Aston Martin negro que conduce 007 en Quantum Of Solace protagonizó un rescate de película cuando tuvo que ser recuperado del fondo del lago Garda (Italia). El hecho sucedió cuando el coche era trasladado al plató y debido a la fuerte lluvia, patinó pero por fortuna el especialista sólo ha sufrido heridas leves.